Caminar por el parque invernal Fundo Laguna Blanca.com

Kopie von P1030454 WINTER.jpg

“Si quieres que te vaya bien, sal para afuera y llénate de la fuerza curativa de la naturaleza.” Así dicen los Nature Coaches Beate, Hajo y Marco del Fundo Laguna Blanca.
Llega el invierno, que en la ciudad es muy feo, húmedo, mojado y frío. La depresión invernal nos atrapa, y a más tardar entonces se necesita un fin de semana de tranquilidad. A más tardar entonces deberíamos ponernos las botas de invierno y partir a caminar sobre más de 40 km de senderos en el Parque Privado Fundo Laguna Blanca. Raquetas de nieve son y han sido usadas en todo el mundo, sea en los EE.UU., Mongolia, el Ártico o los Alpes. También en los Andes los habitantes originarios ya se ponían estas raquetas de nieve. El calzado para nieve más grande era el de los Cree, con casi 1,80 metros de largo. Las raquetas clásicas con marco de madera y correas hoy en día han sido reemplazadas por soluciones técnicas más simples. Hoy son más pequeñas y livianas, y en Fundo Laguna Blanca las arrendamos, completas con bastones. Así se alegran nuestros amigos en Farm & Friends a vivir una experiencia natural, lejos del barullo del deporte invernal.

Aquí en el Parque Privado Fundo Laguna Blanca la naturaleza sigue intacta, los cristales de nieve brillan sólo para el senderista solitario en su camino hacia la Laguna congelada, o hacia arriba al bosque de Araucarias.

Pero primero ese “caminante” debe acostumbrarse al nuevo modo de movilización, ya que los “zapatos nuevos” son anchos y él mismo se pisará los pies algunas veces. Pero la costumbre llega pronto y entonces se respira profundamente, los pasos se dan conscientemente, la concentración a la naturaleza comienza, se nota y respira el contraste del perenne al blanco. Sólo queda el crujido suave de la nieve, sin ajetreo, las preocupaciones cotidianas desaparecen. Simplemente respirar y caminar en acuerdo con la naturaleza, y en la noche gozar de la Tinacha del Lodge, junto a una comida sana y después dormir en la cama cómoda y cálida.

Alejarse del flujo de gente y del ruido de la ciudad, acercarse a la tranquilidad y la soledad. Eso fortalece a los Friendes/huéspedes en su aprecio frente a ellos mismos y frente al bien precioso, la naturaleza. El “caminante” siente como se le abre el corazón, como lo hace feliz y nutre su alma sustentablemente. Aquí se aprende lo que significa vivir la naturaleza, aprender de ella y experimentarla. www.fundolagunablanca.com

Reservas a partir de presencia de nieve, normalmente a mediados de junio.